Finca Astilbe: la boda de Sandra y Luis

¿Quién dijo que el trabajo de oficina era aburrido? Nuestros protagonistas de hoy, Sandra y Luis, son el claro ejemplo de que incluso en el ambiente más serio siempre hay cabida para las risas. Ellos, que estuvieron trabajando codo con codo durante años en su puesto de trabajo, encontraron el amor en una quedada after-work. Hoy por hoy Sandra ha cumplido uno de sus sueños, dedicarse a la docencia, gracias al apoyo incondicional de su actual marido. El otro se hizo realidad un 6 de julio de 2018.

Para el día de la boda la novia se decantó por un diseño de Rembo Styling, una marca belga dirigida a la nueva generación millenial con colecciones que se adaptan a todo tipo de cuerpos y estilos. Los diferentes diseñadores que participan vuelcan su creatividad para crear vestidos de acuerdo a las tendencias y apostando siempre por la innovación. El de Sandra, fluido y con encaje, se ajustaba perfectamente a su personalidad y figura. Este estilo natural y fresco estuvo presente en todo momento gracias al ramo de flores preservadas de Flores en el Columpio. El resultado no solo fue espectacular sino también sencillo y en sintonía con todos los elementos del look: vestido, tocado, calzado (de Zapatos Minelli) y joyas, para las que Sandra confió en la profesionalidad y experiencia de Nicols.

En cuanto al maquillaje, se puso sin dudarlo en manos de Marta Torres (Martty Torres Makeup) quien potenció la mirada de Sandra con un ahumado en tonos marrones y labios en una tonalidad más suave. El semirecogido hecho a base de ondas desenfadadas y tocado de Flores en el Columpio fue obra de Sandra con la ayuda de una amiga ¡un recuerdo que sin duda ninguna de las dos olvidará!

Meses más tarde nos hemos llevado una enorme alegría al descubrir que nuestra querida novia se ha lanzado al mundo del emprendimiento y ha materializado su pasión por la peluquería nupcial en El Peinado de la Novia.  Os invitamos a que echéis un vistazo a su perfil de Instagram y que descubráis cómo son de bonitas su «Trenza Tarifa», «Coleta París» o cualquiera de sus otras creaciones.

El día de su boda estuvo lleno de emociones y alegrías, pero sobre todo era una celebración de amor. La Finca Astilbe fue el lugar escogido por los novios para reunir a sus seres queridos y gritar a los cuatro vientos que por fin se habían dado el «sí quiero». Este rincón a las afueras de Madrid destaca por ser perfecto tanto para bodas como eventos. Un oasis de naturaleza a diez minutos de la capital y con una capacidad de hasta 2.000 invitados. Además Eneldo Catering preparó un delicioso menú que cautivó a todos los asistentes.


Esperamos que os haya gustado el post y sobre todo que os sirva de inspiración para futuras bodas. Nos vemos muy pronto y ¡buen fin de semana!